Archives for Opinion - Page 7

Opinion

Por Adán Chavéz frías: Cuidado con el reformismo

La contrarrevolución continúa conspirando para extirpar nuestro proyecto socialista, bolivariano y chavista. Nosotros como pueblo, como movimiento cívico- militar, como Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y Gran Polo Patriótico, continuamos dando la pelea, en la contraofensiva que nos ha permitido derrotar el golpismo y la violencia fascista. Tenemos claro que el enemigo es el imperialismo estadounidense y sus aliados, que quieren frenar la Revolución Bolivariana para recuperar su dominio sobre nuestro petróleo y nuestros recursos.  Y además de los métodos y manuales que ya conocemos -guerra psicológica, guerra económica, campañas mediáticas internacionales, intentos de magnicidio -, la contrarrevolución propicia, a veces de manera sutil, otras abiertamente, la aparición de corrientes reformistas en el seno de las fuerzas revolucionarias con el propósito de dividirnos y crear una implosión en nuestras filas. Hay que tomar en cuenta que los reformistas no creen en los cambios profundos pues ideológicamente están comprometidos con determinados intereses políticos y económicos, y sienten que cambios radicales, se los afectarían. Es poco probable que tengan éxito en ese objetivo divisionista,  porque la militancia chavista ha demostrado tener la suficiente madurez política y la conciencia necesaria para no sucumbir ante la tentación del reformismo. Sin embargo, es nuestro deber alertar y luchar fuertemente contra ese flagelo. En nuestras filas, dentro y fuera del PSUV, en lo que puede llamarse el movimiento de izquierda venezolano,   conformado por organizaciones y partidos que integran o no el Gran Polo Patriótico, surgen corrientes oportunistas, clientelares,  pro-capitalistas, seudoanarquistas, infiltradas entre nosotros. Esos sectores manipulan el discurso de la derecha, señalando que el Socialismo Bolivariano no fracasó, que lo que ha fracasado es el Gobierno Bolivariano que encabeza el presidente obrero Nicolás Maduro, y por eso es necesario sustituirlo por quienes “verdaderamente” cumplirán con el legado de Chávez. Pero con ese discurso, sólo enmascaran…
Continuar Leyendo
Opinion

Por Eva Golinger: Amor y Resistencia, Un día con Los Cinco (Parte 1)

Eran casi las nueve de la mañana de aquel miércoles 17 de diciembre del 2014 cuando vi el tuit de René González, uno de los Cinco Héroes antiterroristas de Cuba. ¡VOLVIERON! Tuve que mirarlo dos veces. ¿Será? Rápidamente comencé a buscar en los periódicos y medios digitales alguna noticia sobre Los Cinco, pero todos apuntaban al tuit de René. Minutos después, tres tuits seguidos de la cuenta de René presentaron la evidencia concreta para calmar cualquier duda. Los papeles de salida de la cárcel de Gerardo, Ramón y Antonio estaban firmados. Ya estaban en libertad. El 4 de diciembre, a Gerardo lo llevaron de la penitenciaria de máxima seguridad en Victorville, California, donde había pasado la mayoría de sus 16 años preso, a la prisión de tránsito en la Ciudad de Oklahoma. Sin saber ni por qué lo habían llevado a ese lugar, lo pusieron en "el hueco", una celda solitaria sin ventana ni contacto con otros presos, con un trato brutal e inhumano por parte de las autoridades. Allí lo dejaron durante once días, incomunicado. El día 15 de diciembre, de repente lo trasladaron a una prisión hospital en Butner, North Carolina. En ningún momento pudo buscar y llevar consigo las pocas posesiones personales que había tenido durante los últimos 16 años en la cárcel estadounidense. Paralelamente, a Antonio lo levantaron a las cinco de la mañana el día lunes 15 de diciembre en su celda en la prisión de Marianna, Florida, instruyéndolo a empacar sus cosas. Se iba, pero tampoco sabía a dónde ni por qué. Luego fue montado en un jet privado y trasladado a la prisión hospital en Butner. Allí, pensaba que iba a tener que adaptarse de nuevo y hacer su vida en esa prisión. Al mismo día, Ramón, aún registrado bajo el nombre falso…
Continuar Leyendo
Opinion

Por Jose Vicente Rangel: ¿Cuántas caras tiene Obama?

1 La región latinoamericana y caribeña cambió. Ya no es el “patio trasero” de la política imperial de EEUU. Lo cual no significa que sea antinorteamericana. Si algo quedó claro en la VII Cumbre de las Américas, es la distinción entre imperio y pueblo. Aun en los discursos más vehementes sobre las fechorías imperiales, pronunciados durante el desarrollo del evento, siempre estuvo presente el deslinde. El señalamiento inequívoco de que una cosa es la estructura del poder imperial, el sistema como tal y, otra, el pueblo norteamericano. Para mí, este dato constituye una evidencia más del grado de madurez de las fuerzas críticas, antiimperialistas de la región. 2 Pero no se observó igual claridad en la representación de la otra región: EEUU y Canadá. El presidente Barack Obama fue deliberadamente ambiguo y distante. No tuvo ni la lucidez ni el coraje suficientes para recoger en su discurso -y en su actividad de pasillos- los supuestos cambios que pretende imprimirle a la política exterior de su país hacia Latinoamérica y el Caribe. Sus palabras reflejaron más bien temor, inhibición. Ejemplo: lejos de abordar el tema más candente de la agenda -el de Cuba estaba resuelto y encausado-, como es la amenaza contra Venezuela de la orden ejecutiva suscrita por él, guardó un sospechoso silencio. Agravado por el desplante de abandonar el salón de sesiones justo cuando se disponían a hablar los presidentes Maduro, y una dama, Cristina Fernández. La gravedad de esta actitud elusiva contrastó con el rotundo rechazo colectivo -33 de 35 países- a la medida y al reclamo de su derogatoria. 3 ¿Cómo compatibilizar un pronunciamiento injerencista, arrogante, típicamente imperial, enmarcado en la más sórdida tradición de EEUU, con el anuncio de una “nueva política hacia la región”? Razón tuvo Raúl Castro cuando en su intervención -que sí se…
Continuar Leyendo
Opinion

Por Juan Manuel Karg: Latinoamérica después de Panamá.

Primera conclusión: el bloque de 33 países que componen la CELAC -Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños- quedó fortalecido tras la reunión de Panamá. Una imagen puede dar cuenta de esto: tras escuchar a Raúl Castro, y antes de que hablaran Cristina Fernández de Kirchner y Nicolás Maduro, Obama se retiró de la plenaria de Jefes de Estado, en una actitud muy cuestionable. Esta imagen, que algunos analistas conservadores buscaron hacer pasar como una derrota de los países de la Unasur supone más bien lo contrario: EEUU no puede dirigir un espacio que creó con ese fin, allá por 1994, lo que queda graficado con claridad en la salida de Obama del recinto. Así, el país que en décadas previas fue “amo y señor” de este tipo de encuentros, ni siquiera escuchó los discursos de buena parte de los presidentes de la región, en una actitud arrogante pero también defensiva. Segunda conclusión: si alguien esperaba un discurso “light” de Castro en Panamá, producto del reestablecimiento de relaciones diplomáticas con Washington, se equivocó. El cubano fue contundente en su explicación sobre la política de Washington de cara a la isla, a nivel histórico, más allá de los recortes malintencionados que luego intentaron diversos medios hegemónicos de la región. Recordó que en la guerra de la independencia, los EEUU “entraron como aliados, y se apoderaron del país como ocupantes”. Luego manifestó que las penurias que produjo el bloqueo provocaron un mayor apoyo al modelo político, económico y social vigente en la isla desde 1959. Así, dijo que “el 77% de los cubanos nacieron bajo el bloqueo. Pero el hostigamiento trajo más revolución”. Por último, dio cuenta de la derrota del ALCA, la propuesta de libre comercio cuyo desarrollo se pergeñó precisamente en la Cumbre de las Américas, al afirmar que “el ALCA naufragó en 2005…
Continuar Leyendo
Opinion

Por Carlos Fazio: El conflicto Estados Unidos-Venezuela y la VII Cumbre de las Américas

América Latina y el Caribe, principalmente las naciones de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), y en particular, Venezuela, son el teatro de operaciones de un sordo juego geopolítico entre Estados Unidos y sus socios de la OTAN, contra China y Rusia, dos potencias emergentes que han venido desarrollando vínculos económicos y de cooperación técnico-militar con naciones situadas en lo que tradicionalmente Washington ha considerado su "espacio vital". Pocas veces, como hoy −tras la reciente orden presidencial de Barack Obama que ubicó a Venezuela como una "extraordinaria amenaza a la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos"−, cobran dimensión los conceptos esgrimidos por Nicholas J. Spykman en 1942, cuando al definir el "Mediterráneo Americano" (que abarcaba el litoral del golfo de México y el mar Caribe, México, América Central, Colombia, Venezuela y el cinturón de islas que se suceden desde Trinidad a la punta de la Florida, Cuba incluida), dijo que esa región debía quedar bajo la "exclusiva e indisputada tutoría" de Washington. En su obra Estados Unidos frente al mundo, escrita tres años antes de que finalizara la Segunda Guerra Mundial, al exponer la doctrina geopolítica del imperialismo tal y como lo concebía la clase dirigente estadunidense, Spykman dijo con elocuente crudeza: "Eso implica para México, Colombia y Venezuela una situación de absoluta dependencia con respecto a Estados Unidos, de libertad meramente " En 1973, el boicot de suministros de hidrocarburos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) a Estados Unidos, exhibió las vulnerabilidades del hegemón del capitalismo mundial. Desde entonces, los estrategas del complejo industrial-militar diseñaron y pusieron en práctica una serie de proyectos geopolíticos −o de conquista del espacio en su zona de influencia−, a expensas de naciones débiles o que ofrecen poca resistencia, que incluyeron la colonización, la…
Continuar Leyendo
Opinion

Por Luis Suárez Salazar: La Cumbre de las Américas será un campo de batalla

  Sea cual sea el resultado de la Cumbre de las Américas –que se llevará a cabo el 10 abril en Panamá– hay que esperar un campo de batalla, porque la política estadunidense no va a cambiar en su propósito de tratar de desestabilizar a los gobiernos del Alba (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América), particularmente a Venezuela; de fortalecer su dominación sobre México, Centroamérica y el Caribe; de aislar a la revolución ciudadana en Ecuador; de evitar un gobierno que dé continuidad a las políticas de los Kirchner en Argentina, o permitir que Brasil le dispute la región, advirtió Luis Suárez Salazar. Profesor e integrante del comité académico de la maestría de relaciones internacionales en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales Raúl Roa García, en La Habana, Suárez Salazar expresa en entrevista con La Jornadaque uno de los obstáculos más importantes a los que se enfrentará la representación estadunidense –una vez iniciadas las negociaciones con Cuba para reanudar relaciones diplomáticas– tiene que ver con las sanciones impuestas a Venezuela. Oportunidad de diálogo De cara a la cumbre de Panamá, la idea de (Barack) Obama era llegar con un nuevo comienzo en las relaciones con Cuba, pero al otro día empieza las sanciones contra Venezuela. Esto plantea un escenario que abre una ventana de oportunidad para iniciar un diálogo con el gobierno de Nicolás Maduro, en la perspectiva de que la administración de Obama quiere que la cumbre no se le complique, señala. De lo contrario, agrega, va a ser una confrontación no sólo en el ámbito intergubernamental, pues la administración de Obama pretende convertir los llamados foros de la sociedad civil en otro instrumento de su política de presión a los gobiernos. Va a ser una cumbre que definirá el ambiente de los próximos tiempos, la de una progresiva acumulación…
Continuar Leyendo
Opinion

Por Gustavo Espinoza: ¿Por qué Estados Unidos envía tropas a Perú?

Que Estados Unidos tiene una estrategia continental de dominación, y que se dispone librar una aventura militar contra los pueblos de América Latina, lo hemos dicho en diversas ocasiones. Algunos, nos tomaron en serio y ratificaron una voluntad antiimperialista que debe concretarse ahora. Otros, en cambio guardaron silencio, quizá con la idea que nuestra afirmación era exagerada, y respondía al clásico estilo de confrontación de lo que ellos llaman “la izquierda tradicional”. Los hechos, sin embargo, nos van dando la razón de manera constante. La agresividad imperialista contra nuestros países se manifiesta de manera constante; y hoy se concreta, en el Perú, con el autorizado ingreso de un verdadero ejército de ocupación integrado por alrededor de 4,000 soldados, que se emplazarán en nuestro suelo bajo el pretexto de “combatir el narcotráfico y el terrorismo”. Para situar las cosas en el corto plazo, cabe citar que el 29 de enero pasado, en una decisión casi oculta, que se filtrara recientemente a las redes sociales, el Congreso de la República autorizó el ingreso de tropas y personal armado de los Estados Unidos en territorio peruano, ateniéndose a un cronograma muy preciso. Y elaborado de común acuerdo por “ambas partes”. Los Partidos y fuerzas que integran hoy el Congreso, y cada uno de los parlamentarios en particular, tienen la obligación de dar cuenta cómo opinaron y cómo votaron la decisión que hoy se conoce. Se sabe, por lo pronto, que ya el 1 y el 15 de febrero, pisaron nuestro suelo dos contingentes militares, enviados por el Pentágono. El primero, integrado por 58 soldados; y el segundo por 67. Ambos permanecerán aquí hasta febrero del 2016 en la tarea de “entrenar a los institutos armados peruanos en el cumplimiento de operaciones especiales” Pareciera que en materia de “operaciones especiales” los soldados peruanos son…
Continuar Leyendo
Opinion

Por Alí Rodríguez Araque: ¿Por qué Barack Obama ataca a Venezuela?

El presidente de la mayor potencia militar en la historia de la humanidad, Barack Obama, abrió una nueva fase de la intervención yanqui en Venezuela pues, según él, nuestro país representa una "amenaza inusual y extraordinaria" para la seguridad de Estados Unidos. Con el cinismo característico de los voceros imperialistas, el agresor quiere presentarse como víctima. ¿Cuál es en verdad la realidad? El pueblo venezolano es un pueblo pacífico. La única experiencia que registra la historia sobre la salida de fuerzas armadas venezolanas más allá de las fronteras, data del siglo diecinueve, cuando las tropas dirigidas por el Libertador Simón Bolívar, salieron a luchar, junto a los pueblos de Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia, por la independencia, del imperio colonial español. Nunca, desde entonces y hasta el presente, se ha conocido la presencia de nuestros soldados fuera de nuestra fronteras, salvo en ocasionales invitaciones a desfiles como los que se escenifican en aniversarios como, por ejemplo, de la Batalla de Ayacucho. Pero ¿a cuento de qué viene esta queja del señor Obama? ¿Es creíble el absurdo de que un país como Venezuela pueda amenazar a una su-perpotencia como Estados Unidos? El gobierno yanqui, desde los mismos días en que el comandante Hugo Chávez se perfilaba como claro ganador en las elecciones venezolanas de 1998, desató gigantescas campañas para presentar una imagen groseramente deformada del líder que se insurgía como un hombre que encarnaba las tradiciones patrióticas de nuestro pueblo y su firme compromiso con la causa popular. Una vez que asume la presidencia, la campaña se arreció. Pero ya no solamente en términos de propaganda, sino de acciones para derrocarlo. Financiaron y coordinaron conspiraciones y golpes de Estado que fueron derrotados por la rápida movilización popular y los sectores patrióticos ampliamente mayoritarios dentro de la fuerza armada nacional. Pero no…
Continuar Leyendo
Opinion

Por Julio Escalona: El golpe, las colas y las Guerras Imperiales.

¡Es la hora de los hornos y no se ha de ver más que la Luz" ¡Presidente Maduro estamos con Ud.! Solidaridad, unidad de acción y critica Es el momento de la solidaridad, aunque la crítica siempre es importante, pero es el momento de la solidaridad o nos puede tocar autocriticarnos en los cementerios de la desilusión que podríamos estar creando nosotros mismo si no sabemos ponderar la relación entre la crítica, la solidaridad y la unidad de acción. En las circunstancias actuales el acento hay que ponerlo en la solidaridad y la unidad de acción. La crítica pública, por ahora, debe ser muy bien meditada y sobre todo ponderada en relación al uso que los enemigos puedan hacer de ella. Esto no requiera normas o amenazas con sanciones (que hasta donde sé nadie lo ha hecho). Lo que requiere es conciencia y responsabilidad Estoy seguro de que los revolucionarios vamos a saber qué hacer en cada caso. Creo que sabemos lo que está en juego y donde poner el acento según las exigencias de cada situación concreta. En este momento lo esencial es la solidaridad. Una observación crítica, bien atinada y bien planteada en el momento oportuno, también puede ser práctica solidaria. Es importante recordar de nuevo el consejo que dio Marx a la I Internacional: práctica común y reflexión sobre la práctica común. Es decir, construir sobre la base de la práctica común y de ahí derivar conclusiones teóricas para guiar la práctica común, pero siempre práctica. Hay que acompañar al presidente Maduro en todas las circunstancias La decisión de pasar de la desestabilización al derrocamiento inmediato está tomada Ahora no se trata solamente de una política de desestabilización. Ahora es el derrocamiento del presidente Maduro lo que está planteado. Creen que después de muchos meses de guerra…
Continuar Leyendo
Opinion

JOSE VICENTE RANGEL: ¿Nos van a invadir?

1 El imperio pierde la paciencia con Venezuela. Cuando el general Vincent Stewart, director de Inteligencia del Departamento de Defensa de EEUU, compareció ante una Comisión de la Cámara de Representantes para informar sobre la estrategia de seguridad de EEUU en 2015, mencionó a Venezuela y pronosticó algo muy concreto: una ola de protestas violentas en el país, coincidente con las elecciones parlamentarias de este año. ¿Cómo lo sabe el alto funcionario? ¿Quién le suministró el dato? ¿Lo obtuvo a través de la oposición interna o de los canales que tiene el gobierno norteamericano para enterarse de lo que ocurre en la región? No deja de ser curioso que un destacado personaje del gobierno de EEUU -de su entramado de seguridad y defensa-, se atreva a abordar un tema delicado que, en otras circunstancias, trataría el órgano encargado de la política exterior, el Departamento de Estado. La explicación para mí está en que cada día se hace más evidente que Venezuela es considerada por el gobierno norteamericano como un asunto que compete más al ámbito militar que al diplomático. En otras palabras, que estamos en presencia de la militarización del caso. O de su “pentagonización”. 2 ¿Qué significa esto? Ante todo que para el establecimiento político-militar estadounidense la oposición venezolana no garantiza un cambio de gobierno en el país. En Washington están conscientes de su debilidad, de sus divisiones y escasa capacidad de convocatoria. Al mismo tiempo consideran que el chavismo conserva su fuerza, cohesión y capacidad para enfrentar dificultades. Para salir airoso, como lo ha demostrado en distintos circunstancias. Derrocar a Maduro no es fácil, y más si quienes se lo proponen no constituyen opción para la mayoría del pueblo venezolano. Al mismo tiempo, en la región el gobierno chavista cuenta con amplia solidaridad y cualquier intento por acabar con la…
Continuar Leyendo