Venezuela

 

La situación económica venezolana es privilegiada a nivel mundial, debido a que posee la mayor reserva de petróleo en el mundo con 316 mil millones de barriles, que es un recurso que no se puede sustituir, y que tiene la tasa de retorno energético más grande de todos los combustibles y fuentes de enera que existen.

Venezuela es un país con un escaso desarrollo industrial, en comparación con varios de nuestros países vecinos. Esto es debido al tradicional modelo económico rentista petrolero, que se estableció hace muchas décadas atrás, donde los ingresos estatales, provenían casi exclusivamente, de la venta del petróleo. Esto traía como resultado, que la mayoría de las necesidades internas eran cubiertas a través de la importación.

El anterior modelo económico, heredado de viejas prácticas, es caldo de cultivo de prácticas viciadas como la especulación y acaparamiento, que conllevan: escasez, desabastecimiento, inflación galopante, dependencia económica exterior excesiva y rdida de poder adquisitivo en la población.

Actualmente en Venezuela, se están dando pasos importantes, en el largo pero apasionante camino de la obtención de materias primas, con el posterior procesamiento de las mismas y crecimiento del tejido industrial. Ejemplo de lo anterior es: el incremento progresivo o tras o de la producción alimentaria nacional, establecimiento y recuperación de fábricas procesadoras de alimentos, fábricas de autoviles, tractores, computadoras, teléfonos celulares, madera sintica, etc. en varios estados del país.

Por ello, todo lo anterior contribuye en parte, más no alcanza a abastecer la creciente demanda interna, derivada del aumento del poder adquisitivo de la mayoría de la población venezolana, desde la llegada de un nuevo modelo de gobierno al país, que ha venido gestando una economía más incluyente.

El hecho de que los ciudadanos venezolanos en su globalidad, dispongan hoy de mayores ingresos (a la conversión en euros o dólares) en comparación con el resto de sus vecinos latinoamericanos (que disponen de menores salarios mínimos y medios), le permite a la población venezolana acceder con s facilidad a productos elaborados y no elaborados que se cotizan a nivel internacional.

Lo anterior se debe en gran manera a las medidas gubernamentales revolucionarias, tomadas desde el inicio de su gestión, donde se incrementan anualmente entre un 20% y un 30% salarios y pensiones (a conversión en euros y lares), sin realizar devaluaciones monetarias, eso ha llevado al incremento del poder adquisitivo de los venezolanos en su mayoría.

En tal sentido, el principal reto a vencer en materia económica es derrotar las tasas de inflación elevadas, que se han presentado en nuestro país en los últimos años, resultado de una elevada demanda de productos por parte de la población (que dispone actualmente de mayores ingresos económicos que hace años atrás) la cual no llega a ser cubierta por la escasa oferta de productos, causado por la actual guerra económica, que se gesta desde los espacios acaudalados, ocupados por empresarios con altos intereses políticos de derrotar al gobierno nacional, a costa aun del caos interno y el hambre en la población venezolana; por supuesto producto de una praxis política mundial del imperio Norteamericano, de imponer a toda costa el control de los recursos energéticos en los espacios territoriales que hayan sido favorecidos por la naturaleza. Muy a pesar de las grandes vicisitudes económicas, y el caos desestabilizador político-opositor, en el cual nos desenvolvemos cotidianamente, gracias a la ofensiva económica de resistencia y aplicación de planes emergentes, no han podido consolidar sus verdaderos planes…derrocar al gobierno para retroceder al monopolio, miseria y caos, del control imperialista, que oprimía a este país en el pasado.

Para nadie es un secreto, las pretensiones del gobierno de los estados unidos en Venezuela, que no es más que seguir desde sus políticas de terrorismo económico, y político para justificar acciones, fundamentadas en un “supuesto” de defensa de los derechos humanos, una intervención en el país.

Todo esto, agravado por los vicios especulativos comerciales, heredados del viejo sistema rentista petrolero venezolano, aplicado por gobiernos anteriores, quienes solo fueron lacayos apátridas del imperio del TIO SAM.

Por lo antes expuesto, es un objetivo prioritario abastecer la creciente demanda interna de productos y servicios de la población venezolana, mediante la sustitución progresiva de las importaciones, por productos nacionales. Con lo cual venceremos el problema de la inflación y además creceaún s la economía venezolana, con generación de gran cantidad de puestos de trabajo.

Se puede observar medidas gubernamentales que son muy positivas y alentadoras, como son el buscar la transferencia tecnológica de otros países hacia Venezuela, para lograr en un futuro que podamos sustituir gran cantidad de productos, que actualmente se importan, por productos hechos en nuestro país, y posteriormente podamos exportar hacia otros países y mercados.

Si bien es cierto que es realidad nacional establece nuevas coordenadas para la acción del Estado venezolano, no es menos cierto que la Planificación, ha estado sujeta a grandes y recientes cambios en su concepción metodogica, en donde, la capacidad de conducción estragica del Estado, reside fundamentalmente, en concebir dichos procesos en sus dimensiones estragicas, emergiendo el uso detodos y herramientas como los escenarios, análisis socio político de actores, entre otros, para enfrentar la complejidad, incertidumbre y el conflicto que caracteriza el entorno nacional e internacional, causado por intereses adversos al gobierno, e intereses de esa oposición política, de ver fracasado cualquier intento de subsistencia y/o desarrollo, que el gobierno bolivariano tenga a bien emprender, para solventar las necesidades del país.

El Estado venezolano se enfrenta al gran desafío histórico de impulsar nuevos modelos de desarrollo ecomico y social que puedan abrir los caminos del progreso al conjunto de la sociedad venezolana. Para enfrentar con éxito este desafío, es necesario lograr un eficaz desempeño de las responsabilidades de planificación que compete al Estado como ente rector, promotor del desarrollo nacional y órgano de una más justa y equitativa distribución social de sus beneficios; pero también, se hace necesario desde los espacios de la clase trabajadora, en cogestión, tal y como lo establece nuestra constitución, impulsar propuestas que transformen al estado y su economía desde cada espacio productivo en el territorio nacional. Esto solo será posible, implementando nuevas formas de economía productiva, cambiando el sistema económico tradicional y ya obsoleto a los nuevos, tiempos, por uno más estratégico, que comience desde la fuerza laboral integrada, siga con la transformación de los modos de producción, desde lo primario hasta lo procesado, continúe con nuevas formas comunales laborales organizadas de distribución y venta, hasta los excedentes destinados a la inversión social y reservas estratégicas. Para ello es también fundamental, afianzar aún más, el alto grado de conciencia necesaria en estos momentos, esa que ha venido demostrando el pueblo a lo largo de estos tiempos revolucionarios. Es donde cada uno de los actores, juega un papel fundamental.

El Presidente Hugo Chávez en 2003, con el objetivo de profundizar la Revolución Bolivariana y consolidar la democracia social participativa, creó las misiones sociales. Estas políticas revolucionarias significan el mayor esfuerzo que haya conocido la nación para pagar la inmensa deuda social de décadas de capitalismo salvaje, como medio necesarios para acabar con la miseria y consolidar una sociedad de ciudadanos y ciudadanas libres e iguales.

Su propósito fundamental es enfrentar las causas y consecuencias de la pobreza y la exclusión, con la participación protagónica del pueblo. Las misiones sociales son una de las principales banderas del gobierno de la República bolivariana de Venezuela para enfrentar la desigualdad social que existe en la sociedad venezolana. En este contexto siempre se concibió al Estado como el principal, si no el único promotor de esta rama de la política socioeconómica puesto que los programas de seguridad social están incorporados en la planificación general de este. Sin embargo, no siempre se logró a través de tales políticas desarrollar e implementar un sistema de seguridad social justo y equitativo, en el cual la persona tuviera la gravitación que amerita. Se suma a ello el vertiginoso avance de la economía mundial. En otras palabras, no hubo un desarrollo paralelo de ambas áreas, condición vital para lograr un crecimiento equilibrado.

Es por eso que se hace necesario, otro enfoque, y es precisamente la producción, lo que debe captar nuestra atención más allá de lo inmediato, ya que deben existir orientaciones de desarrollo de s largo plazo, en términos de un Proyecto de país.

El Primer Plan Socialista, (PPS) del Desarrollo Económico y Social de la Nación para el período 2007–2013, denominado como “Proyecto Nacional Simón Bolívar”, tuvo como objetivo fundamental, continuar profundizando los logros alcanzados por los lineamientos del Plan de Desarrollo Económico y Social 20012007, al tiempo que orienta Venezuela hacia la construcción del Socialismo del Siglo XXI. Estuvo conformado por siete directrices, cada una de las cuales tuvo sus objetivos, estrategias y políticas, para transformar la sociedad venezolana desde el inicio de la transición, hacia un proceso de socialismo humanista, bolivariano y como lo declaramos actualmente…Chavista.

Este se refiere a la construcción del Poderío Económico de Venezuela como potencia energética, agroalimentaria e industrial a futuro, y de la política de inversiones soberanas para que la riqueza nacional esté al servicio de la vida de nuestro pueblo y de la construcción de un mundo de justicia y paz.

Igualmente se requiere para estar en paz, que la Nación, los soldados de la Patria con el respaldo de todo el pueblo, siga incrementando el fortalecimiento del Poderío Militar de la Nación, que es parte de la tarea vital de la defensa integral de nuestra Patria, en todo momento y en cualquier circunstancia.

La política ambiental, como único modo de preservar la vida en el planeta, fortalecer la política internacional, como de hecho lo ha venido profundizando el gobierno Bolivariano, prueba de ello, los recientes viajes de nuestro presidente, que pese a las nefastas e infundadas críticas de la nefasta oposición, han tenido resultados exitosos, en fin, consolidar la revolución bolivariana, como única salida para construir un pueblo verdaderamente libre, justo y soberano,

La prédica de la Revolución ha sido continua: no queremos permanecer en el ámbito del capitalismo, es indispensable que en Venezuela encarne el socialismo como el ancho y abierto camino hacia la suprema felicidad social.

Para ello es determinante el desarrollo de la propiedad social sobre los factores y medios de producción básicos y estratégicos que permita que todas las familias y los ciudadanos y ciudadanas venezolanos y venezolanas ejerzan el pleno goce de sus derechos económicos, sociales, políticos y culturales, logrando el vivir bien.

Efectivamente, en 15 años de Revolución Bolivariana Socialista hemos tenido 3 planes de desarrollo económico y social de la nación correspondientes a los períodos presidenciales constitucionales 2001-2007, 2007-2013 y 2013-2019, cada uno más exigente que su anterior inmediato para definir la visión de desarrollo a largo plazo, a través de la dirección y la profundidad de los cambios requeridos y planteados en nuestro Proyecto Nacional Simón Bolívar.

Por eso, es indispensable estudiar a profundidad el Plan de la Patria 2013-2019, no podemos practicar algo que desconocemos, no podemos construir el Socialismo Bolivariano sin empoderarnos de los detalles del SPSDESN, pues tal como lo señaló el Comandante Supremo:

Este es un programa que busca traspasar la barrera del no retorno. Para explicarlo con Antonio Gramsci, lo viejo debe terminar de morir definitivamente, para que el nacimiento de lo nuevo se manifieste en toda su plenitud.” …Hugo Chávez.

Para llevar con éxito esta visión, hay que entender cuál es la misión, para poder llevar a cabo la acción….

Por esto es fundamental, tomar en cuenta, las necesidades inmediatas del mercado nacional, y así realmente impactar de manera positiva en la economía del país.

Las necesidades más urgentes son la generación de bienes y servicios, ya que los mismos han venido mermando por la arremetida golpista que se viene gestando con acciones tales como:

-Desabastecimiento.

-Acaparamiento.

-Adulteración de precios.

-Etc.

Para esto la necesidad más urgente, es comenzar un plan de acción productivo primario, que permita el abastecimiento de materia prima, y que pueda a su vez dar cabida a planes secundarios de industrialización de dicha producción, para de esta manera, añadirles valor agregado y realizar la tercera fase, que no es más que la distribución y venta de los productos transformados a cada uno de los venezolanos. (Cadenas Productivas Socialistas).

Amada García, Coordinadora de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores y Trabajadoras  de la ciudad, el campo,  y la pesca.

Fuente: Kaos en la Red