manuela_blog1-540x400

Hace 161 años murió Manuela Sáenz, un 23 de noviembre de 1856, a la edad en 59 años, en la población de Paita, Perú, compañera sentimental de Simón Bolívar, reconocida como heroína de la Independencia de América del Sur; también llamada por el propio Bolívar, como Libertadora del Libertador, cuando el 25 de septiembre de 1828 fue objeto de un intento de asesinato, donde la valiente intervención de Manuelita frustró el hecho y le salvó la vida.

Esta libertadora, nació en Quito, Ecuador el 27 de diciembre de 1797.  Se destacó, por participar en sucesos políticos y militares de los que fue testigo o protagonista: el encuentro de Bolívar y San Martín en Guayaquil, las batallas de Pichincha y Ayacucho, el conflicto entre el Libertador y Santander, la rebelión de Córdova y la disolución de la Gran Colombia. A la muerte de Bolívar fue desterrada a Perú.

Su muerte se produjo a raíz de una epidemia de difteria, que azotó a Paita en esa época. Su cuerpo, fue sepultado en una fosa común del cementerio local y todas sus posesiones, para evitar el contagio, fueron incineradas, incluidas una parte importante de las cartas de amor de Bolívar y documentos de la Gran Colombia que aún mantenía bajo su custodia.