09334674_xl

Rusia asevera que EE.UU. está presionando a los países de los Balcanes para que entren en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

“(EE.UU.) realiza enormes esfuerzos, incluso recurre a la presión política (…) busca controlar completamente los Balcanes occidentales e incorporar en su órbita a otros países”, ha denunciado hoy lunes el director del Departamento de Cooperación Europea del Ministerio ruso de Exteriores, Andréi Kelin, a la agencia local de noticias Sputnik.

Al referirse a los intentos de EE.UU. para que Montenegro se convirtiera en junio en el 29º miembro de la OTAN pese a las protestas en el Parlamento montenegrino, Kelin ha enfatizado que la injerencia en los asuntos internos de otros países “constituye una violación de los principios” del orden europeo de seguridad que fue escrito en el Acta Final de Helsinki de 1975.

Tales actos, ha proseguido, preocupan a Moscú ya que la expansión de la Alianza Atlántica en Europa pone en riesgo la seguridad de este continente, donde se vive un clima negativo por las tensas relaciones.

(EE.UU.) realiza enormes esfuerzos, incluso recurre a la presión política (…) busca controlar completamente los Balcanes occidentales e incorporar en su órbita a otros países”, denuncia el director del Departamento de Cooperación Europea del Ministerio ruso de Exteriores, Andréi Kelin.

 

Por otro lado, ha hecho alusión al despliegue del escudo antimisiles estadounidense en Europa, en particular en Polonia, cual será respondida por Moscú a través de medidas adecuadas, ha asegurado.

Al mismo tiempo, ha enfatizado que los intentos de Washington y el bloque militar para crear la defensa antimisiles socava la estabilidad de Europa e influirá en su ambiente negativamente.

“Anteriormente, propusimos a la OTAN determinados tipos de cooperación en el ámbito de la defensa antimisiles que podrían aliviar el efecto negativo (…) por eso no solo lo tendremos en consideración en el planeamiento de defensa, sino adoptaremos las medidas adecuadas que restablezcan la estabilidad en Europa”, ha manifestado.

De acuerdo con Kelin, tras el acuerdo nuclear logrado en 2015 entre Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), ya no existen “pretextos inventados” para crear gradualmente el sistema antimisiles y ahora “es evidente que Irán no fue un motivo para crearlo”, ha concluido.

ftn/ktg/tas