Imagen-de-archivo-con-fines-ilustrativos.

Los observadores de la seguridad presidencial, anticipan que el hecho podría convertirse en el inicio de un año particularmente intenso, teniendo en cuenta los antecedentes del año pasado. (Imagen con fines ilustrativos)

Aunque el Servicio Secreto ha dicho que el dron que hallaron en los jardines de la Casa Blanca no fue en ningún momento riesgo alguno ni para el matrimonio presidencial “ni para las instalaciones”, el público se pregunta como es posible que un vehículo de esas condiciones sea capaz de violar lo que se supone es el espacio aéreo más seguro del mundo.

La cadena de televisión CNN, mostró a agentes de los servicios que custodian el lugar, buscando con lámparas en los terrenos enjardinados de la mansión presidencial, antes de la madrugada del lunes, pero nadie emitió comunicación alguna al respecto.

En India el secretario de prensa de la Casa Blanca, Josh Ernst, dijo desde Nueva Delhi que el Servicio Secreto “tiene en su poder el aparato”, que no había representado peligro alguno, pero se abstuvo de explayase en otras consideraciones. “Según los primeros elementos recabados, no representa ninguna amenaza para nadie en la Casa Blanca. Cuando el Servicio Secreto tenga más informaciones las dará a conocer,” se limitó a explicar.

Podría ser el comienzo de un año particular en la materia

Los observadores de la seguridad presidencial, anticipan que el hecho podría convertirse en el inicio de un año particularmente intenso, teniendo en cuenta los antecedentes del año pasado.

En 2014, Obama sufrió distintas situaciones de riesgo, y la mayoría de las responsabilidades recayeron siempre en impericias de sus custodias. La incursión de un intruso en la Casa Blanca, a fines de septiembre, había sido el mayor de los fiascos, después que el presidente viajara en un ascensor junto a un ex convicto que estaba armado. La directora del Servicio Secreto de EE.UU., debió renunciar debido a las consecuencias de ambos hechos sucesivos.

El Servicio Secreto tiene como misión prioritaria la protección de presidente (y después la de su familia y el resto de la cúpula de Gobierno), y cuenta con más de 3.000 agentes especiales, además de 1.200 que integran la Unidad de Uniformados. Su tarea es específica desde que en 1901, fuera asesinado el presidente William McKinley.

Fuente: lr21.com.uy