img_30541509653969

(Por Orlando Rangel Yustiz) Fue apenas hace 11 años, en plena Revolución, cuando el cocuy -exquisito licor artesanal venezolano- fue reconocido y declarado como Patrimonio Nacional, Natural, Cultural y Ancestral de la República Bolivariana de Venezuela.

Sin embargo, ya desde épocas prehispánicas -más de 500 años- los pueblos originarios Ayamanes, Xaguas y Jirajaras que radicaban en los actuales estados Lara y Falcón -al occidente de Venezuela- tenían pleno conocimiento de las bondades de la planta verde de nombre científico: Agave Cocui Trelease.

Para los pueblos indígenas, esta planta noble y admirable, representaba una fuente de sustento y vida. La comían, tomaban sus jugos para rituales artesanales y domésticos, usaban sus fibras para construir chozas, fabricar calzados, ropa, chinchorros, bolsas, sacos, entre otros recursos que le facilitaban la cotidianidad.

En Venezuela, el tradicional método que ejecutaban los pueblos originarios para extraer el licor del agave, ha sido preservado por al menos cinco siglos, técnica que es reconocida por los maestros cocuyeros como la mejor para extraer Cocuy 100% de agave, un licor de altísima calidad puro de la penca.

El agave es una planta autóctona del trópico americano que forma parte de la vegetación natural del continente. En México, por ejemplo, se da el agave azul o agave tequilana -conocido vulgarmente como maguey- y que es utilizado para la elaboración de tequila y mezcal, este último con gran similitud al cocuy.