1-49-768x438

Este martes se cumplen cuatro años de la desaparición física del escritor colombiano Gabriel García Márquez, conocido también como el Gabo, y su legado literario permanece vigente en el mundo.

Autor de la obra laureada con el premio Nobel de Literatura en 1982 Cien años de soledad, escrita en 1967, García Márquez es uno de los exponentes latinoamericanos del realismo mágico, género que nació en Europa, pero asumida por numerosos escritores del continente.

Su formación como periodista lo llevó a dirigir medios como la agencia de noticias cubana Prensa Latina en 1959. Sin embargo, durante su juventud, era más bohemio y prefería escribir historias, perfeccionando su estilo con lecturas de escritores rusos, ingleses y norteamericanos.

Su primer novela

A principios de los años 50, García Márquez tenía casi lista su primera novela que llevaba por título La casa.

Pero tras un viaje por su pueblo natal, Aracataca, y constatar que los recuerdos de su infancia eran muy distintos a la realidad que percibió en su regreso, comprendió que su historia era falsa, de allí que cambió el título por La hojarasca, así como el nombre del pueblo por el de Macondo.

Entre premios y exilios

En 1955, recibió el primer premio en el concurso de la Asociación de Escritores y Artistas de Colombia.

En ese mismo año publicó La hojarasca y un extenso reportaje conocido como relato de un náufrago, que fue censurado.

Luego, como corresponsal del periódico donde trabajaba, el Gabo estuvo fuera de Colombia por tres años.

En ese tiempo escribió dos novelas El coronel no tiene quien le escriba y La mala hora.

En 1967, publica su obra Cien años de soledad y en 1972 recibe el Premio Rómulo Gallegos cuyo monto de cien mil bolívares lo donó García Márquez a la fundación del naciente partido político Movimiento al Socialismo (MAS) en Venezuela.

Cuando en 1982 recibe el Premio Nobel de Literatura, su vida cambió debido al asedio de periodistas y medios de comunicación, por lo que en 1983 decide trasladarse a Cartagena, Colombia a vivir con su madre.

Tras algunos años de silencio, en 2002 García Márquez presentó la primera parte de sus memorias, Vivir para contarla, en la que repasa los primeros treinta años de su vida.

En 2004 vio la luz la que iba a ser su última novela, Memorias de mis putas tristes.

Tres años más tarde, en 2007, el escritor recibió triple homenaje al cumplir 80 años de vida, 40 años de la publicación de Cien años de soledad y 25 años de haber recibido el Nobel.

El 17 de abril de 2014, en Ciudad de México fallecía el Gabo tras una recaída en el cáncer linfático detectado en 1999.    /CP