url

 El Movimiento Evita de La Plata convocó para hoy una marcha hacia la Embajada de Estados Unidos en esta ciudad en defensa del modelo popular nacional que impulsa la presidenta Cristina Fernández.

La movilización que partirá desde Plaza de Italia en el barrio porteño de Palermo está prevista para las 16:00 hora local bajo la consigna «No al golpe; todos somos Cristina».

En un comunicado que circuló por las redes sociales y en su portal digital, esa organización socio-política explica que llamó a la manifestación porque «la embajada de ese país con sus conexiones locales y los multimedios, buscan sembrar el caos y derrumbar estos once años de prosperidad».

Su único objetivo -recalca- es volver a la etapa neoliberal que tanto padecimos».

Añade que significará un masivo respaldo al proyecto que encabeza Cristina Fernández «para seguir profundizando la democracia y este modelo de país».

El diputado bonaerense por el Frente para la Victoria y referente del Movimiento Evita La Plata, Gustavo Di Marzio, llamó al pueblo a «acompañar esta marcha y en todas las decisiones que tome la Presidenta».

«Ahora más que nunca está en juego el crecimiento y la profundización de más derechos, inclusión e igualdad» en el país. No vamos a permitir que la oligarquía y sus grupos mediáticos nos quiten los derechos adquiridos con acciones antidemocráticas», acentuó.

El Partido Comunista de Argentina convocó a sus militantes a sumarse a la marcha del Movimiento Evita por medio de una proclama que emitió anoche en la cual llama: «No al golpe de los fiscales de la CIA. Marcha a la Embajada Yanqui. ÂíNo pasarán!»

En San Salvador de Jujuy, capital de esa norteña provincia, unas 50 mil personas marcharon el jueves bajo la consigna «Hoy somos todos Cristina».

La movilización fue organizada por la agrupación socio-política Tupac Amaru, cuya líder, Milagro Sala, llamó a defender «la dignidad que Cristina le devolvió al pueblo».

Estas movilizaciones populares acontecen después de la marcha que organizaron desde la oposición el miércoles último.

Al día siguiente el juez Ariel Lijo, en lo que es visto como un apriete más contra el Ejecutivo, consideró elevar a juicio al vicepresidente Amado Boudou por los supuestos delitos de cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública en el salvamento en 2010 de la empresa Calcográfica Ciccone.

Fuente: Prensa Latina