petroleo-1299x742-800x445

Los precios de los petróleos marcadores mostraron una clara tendencia alcista ante las informaciones emanadas de la Agencia Internacional de Energía (AIE) y de la Energy Information Administration (EIA) que contradicen los datos suministrados por el American Petroleum Institute (API) acerca de los niveles de los inventarios estratégicos de energía de los Estados Unidos.

El WTI, petróleo marcador y referencial para el mercado de Nueva York, subió su precio en 0,47 US$, colocando la cotización del barril en 66,66 US$.

El Brent, crudo que sirve de referencia en el mercado de Londres, aumento su precio en 1,05 US$, ubicando la cotización de su barril en 76,58 US$ por barril.

El precio de la canasta de la OPEP, cesta petrolera promedio de los crudos de las 14 naciones miembros de la organización, abrió con una ganancia de 0,15 US $, colocando el precio para el barril en los 74,11 US$.

El precio de la mezcla petrolera venezolana para la semana que culminó el 8 de junio se colocó en los 416,54 Ys. por barril. Nuestro petróleo se cotiza en yuanes, diferente a la forma como se realiza en el mercado internacional, donde impera el US$.

Este comportamiento en los precios responde a los datos aportados por dos entidades que monitorean la situación energética en los EE.UU., que contradijeron la información conocida ayer y que provocaron pequeñas caídas en los precios. De acuerdo a la información de la AIE y la EIA, las reservas comerciales de crudo disminuyeron en 4,1 millones de barriles y los niveles de la reserva estratégica de Gasolina, lo hicieron en 2,3 millones de barriles. Esta información repercutió en el mercado presionando al alza los precios.

Adicionalmente se conoció la estimación sobre la demanda interna pe petróleo para Norteamérica, que pronostica un aumento en la demanda de 1,4 mbdp, particularmente por las compras que realizarán las nuevas refinerías que entrarán en operación en el primer trimestre del próximo año. La noticia entregada también señala que la casi totalidad de esas compras pudiesen ser atendidas por el petróleo no convencional “fracking” generado en Estados Unidos.