ZC-800x445

El Foro de Sao Paulo se declaró en sesión permanente contra la intervención de Venezuela y los planes desestabilizadores de la derecha internacional e imperialista contra los gobiernos y líderes progresistas de América Latina, así como la actuación de la Organización de Estados Americanos (OEA) y los gobiernos proimperiales del llamado Grupo de Lima, entre varios temas de impacto continental.

“Condenamos la guerra no convencional contra la Revolución Bolivariana, la cual se ha convertido para la Casa Blanca en un objetivo estratégico a derrocar. Será para nosotros el objetivo mayor para demostrar nuestra solidaridad”, se confirmó en el documento final del encuentro realizado en La Habana, Cuba.

“El Foro de Sao Paulo se mantiene en estado de alerta y en sesión permanente en solidaridad y contra la intervención internacional hacia Venezuela”, aseveraron los más de 600 delegados presentes en la clausura del evento que se desarrolló por tres días.

Con presencia de varios presidentes de la región, entre ellos el Jefe de Estado venezolano, Nicolás Maduro Moros, se dio lectura a la Declaración Final de la edición XXIV de este encuentro internacional.

“Rechazamos la tesis del ‘Fin del Período de la Izquierda’ con la misma fuerza que rechazamos la tesis del ‘Fin de la Historia’ en su momento”, dijo Mónica Valente, secretaria Ejecutiva del Foro de Sao Paulo, quien leyó el texto oficial.

Destacó que América Latina y El Caribe siguen en pie de lucha contra el intento hegemónico de EEUU y sus aliados de la región de imponer la nueva ofensiva neoliberal para restaurar el dominio perdido.

La Declaración Oficial advierte que esta ofensiva ilegal, inmoral y criminal ha logrado hacer  retroceder a las fuerzas de izquierda y progresistas mediante derrocamientos de gobiernos legítimos con golpes parlamentarios, persecuciones judiciales y maniobras de todo tipo.

Los firmantes señalaron que los representantes capitalistas gubernamentales y privados, militares y económicos, mediáticos e ideológicos, operan con absoluta y clara concertación para arremeter contra las fuerzas progresistas y de izquierda, como nunca antes lo habían hecho tanto en la región latinocaribeña como en el mundo, y citó como ejemplo lo que se ha estado intentando hacer contra Rusia y China.

Ante esta realidad, el Foro concluye en la necesidad de hacer un ejercicio de unidad internacional entre todas las fuerzas de izquierda de los cinco continentes.

Igualmente, los firmantes ratificaron la vigencia de las líneas de actuación para preservar a América Latina y el Caribe como zona de paz y consolidar la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac). “Es la defensa de la Celac, que es el mayor acontecimiento unitario de los últimos 200 años, el objetivo político prioritario para los partidos políticos, los movimientos sociales y populares”, expresó Valente.

Los delegados presentes en el encuentro de La Habana suscribieron el rechazo enérgico contra la política intervencionista de EEUU en los asuntos internos de Nicaragua y denunciaron además la fórmula aplicada por el imperialismo contra los países que no responden a sus intereses hegemónicos “mediante la manipulación y la actuación desestabilizadora de grupos terroristas de derecha”.

Entre otros temas, el Foro de Sao Paulo rechazó la criminalización de los migrantes, las prácticas racistas y discriminatorias; las sanciones sociales, políticas y económicas y contra las bases militares norteamericanas donde quiera que se encuentren.

También los presentes exigieron la liberación inmediata de Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil y el cese de la persecución judicial contra líderes de izquierda y progresistas; abogaron por los derechos sociales y políticos de las mujeres y la eliminación de la figura patriarcal; la descolonización total del Caribe y la demanda sostenida de independencia para Puerto Rico; el cese del bloqueo ilegal contra Cuba y el aliento a Chile y Bolivia para encontrar una salida al enclaustramiento marítimo que sufre la nación plurinacional boliviana.

La Declaración Final del 24 Foro de Sao Paulo realizó un detallado análisis del intento restaurador de las políticas neoliberales en la región americana, en particular a través de la OEA y los países subordinados a la hegemonía imperial.

“La OEA con el grupo de Lima constituyen el Caballo de Troya contra la unidad latinoamericana y caribeña”, fue la sentencia textual en el documento.

Finalmente, los movimientos políticos, sociales y populares del Foro instaron a las fuerzas progresistas del continente a continuar la lucha contra el capitalismo depredador y militarista que representa la Casa Blanca y el sionismo internacional. Alertaron, especialmente, contra la estrategia de usar a un país integrante de la Celac a ser miembro de una entidad militar extranjera y guerrerista como la Organización del Atlántico Norte (OTAN), en referencia tácita y directa a Colombia.

T: VTV

F: Prensa Presidencial

P: Jeferson Sánchez