Al menos dos mil personas se han ahogado en el Mediterráneo en lo que va de año, ha informado la Organización de Naciones Unidas luego de que el lunes se confirmara la muerte de otros 17 migrantes que se dirigían a España en dos embarcaciones que habían partido del norte de África.

Según las cifras del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), un total de 150 mil solicitantes de asilo y migrantes han conseguido llegar a Europa desde que empezó el año, un nivel similar a los registrados antes de 2014, cuando comenzó la gran crisis de refugiados en Europa.

Sin embargo, las muertes han crecido visiblemente, sobre todo en el Mediterráneo central (entre la costa del norte de África e Italia), donde se han registrado la mitad de los fallecimientos.

En septiembre, uno de cada ocho migrantes que cruzaban murió. (ACNUR)

“Durante muchos años, el Mediterráneo ha sido la ruta marítima con mayor mortalidad para refugiados y migrantes en el mundo; que siga siendo así debería ser inaceptable para todos”, aseguró Charlie Yaxley,  el portavoz de ACNUR, según una publicación de Naciones Unidas.

En septiembre, uno de cada ocho migrantes que cruzaban murió, lo que, según ACNUR, se debe en gran parte a la reducción en las operaciones de búsqueda y rescate.

“Si las operaciones de rescate de las ONG se detienen completamente, estamos ante el riesgo de volver a la misma peligrosa situación que vimos en Italia después de que la operación naval Mare Nostrum terminó en 2015 y cientos de personas murieron en un solo incidente cerca de la costa de Lampedusa”, comentó el portavoz.

(Con información de Noticias ONU)