Caracas, 27 de noviembre de 2018.-  Un hallazgo singular a partir de una expedición integrada por franceses y venezolanos, quienes hallaron el nacimiento del Río Orinoco, que representa uno de los puntos fluviales más importantes de Latinoamérica, con más de 2 mil 063 kilómetros de corriente.

El historiador Apolinar Díaz de la Fuente, refiere que desde 1760, en el punto llamado cordillera de Parima se percibía una salida de agua en la cabecera de lo que hoy es este confluente.

Otro dato histórico del hito lo refieren en el texto L’Orinoque et le Caura, publicado en 1889 en París, en el que se sostiene que para encontrar el nacimiento de este rio, cuarto más largo en suramerica, varias expediciones fallaron en ese objetivo.

La expedición estuvo integrada por diecinueve científicos militares, 35 peones y fue conducida por el capitán Franz Antonio Rísquez Iribarren, quienes tardaron ocho meses en la travesía.

Los expedicionarios fijaron la cabecera del río en un farallón de 75 metros de elevación y a una altitud de 1.047,35 metros en la frontera con Brasil. Sus referencias aseguran que las fuentes no pudieron ser descubiertas anteriormente porque pasaban desapercibidas en ese espacio.

El Río Orinoco nace en Amazonas (entre Venezuela- Brasil), discurre mayormente por el territorio nacional y desemboca en el Océano Atlántico. Su superficie es superior al millón de kilómetros cuadrados.

Fuente: Ecured y diversas fuentes