Dar un abrazo puede ser algo simple y frecuente pero científicamente es difícil de explicar, según una nueva investigación no existe duda alguna de que dar un buen abrazo trae beneficios emocionales a tu vida.

Psicólogos indican que cuando abrazamos nos involucramos a lo que llaman “contacto interpersonal” que reduce los niveles de angustia, ayuda prevenir enfermedades, reduce el estrés psicológico y otros efectos sorprendentes.

Hasta ahora los estudios sobre los abrazos se limitaban a los dados en nuestras parejas y familia, pero el más reciente estudio midió los beneficios del abrazo en una forma más amplia.

Este nuevo estudio incluyó encuestas sobre el cómo se sentía una persona al recibir un abrazo en un momento de conflicto personal: “Recibir un abrazo en un día malo se asocia con un mejor bienestar emocional, en comparación con los días en que el conflicto tenía lugar pero no se compartía abrazos”.

Con estos resultados preliminares, saber de qué forma un abrazo afecta positivamente a nuestro estado emocional implica una investigación que hay que tener siempre en cuenta, informa la página web Muy Interesante.

Los expertos sugieren que abrazar a nuestros seres queridos (familia, amigos, pareja…) puede ser a veces la forma más efectiva de mostrar apoyo, más que tratar de resolver sus problemas.

Los abrazos pueden amortiguar factores estresantes como el conflicto porque aumentan las percepciones de la disponibilidad de apoyo social al transmitir de manera tangible la atención y la empatía sin comunicar nada negativo, así lo afirman los autores de la investigación.