Activistas del Consejo Mundial por la Paz en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Consejo de Paz de los Estados Unidos (EE.UU.) y el Congreso Canadiense por la Paz, aseguraron que, tras visitar Venezuela, no existe una crisis humanitaria en ese país y que, al respecto, los medios hegemónicos del mundo mienten sobre la realidad venezolana.

El miembro del Consejo de Consejo de Paz de EE.UU., Ajamu Baraka, afirmó que el país no padece una crisis humanitaria, como demanda el presidente estadounidense Donald Trump, y que “es injusto que el principal violador de los Derechos Humanos se preocupe por el bienestar de los venezolanos cuando en su país mueren 30 mil personas a causas de malas prácticas en el sistema de salud”.

“Donald Trump no tiene sentido de mejorar la política del  mundo sino representar los intereses de unos élites por eso Venezuela es una amenaza real al gobierno de Trump porque no pueden dejar que sea un éxito (…) Hoy el blanco es Venezuela mañana puede ser otro país”, añadió Baraka.

Palabras a las que se sumó el representante del Consejo Mundial por la Paz en la ONU, Bahman Asad. “Hay mucha gente de EE.UU. que lleva un nivel de confusión sobre las políticas de Venezuela, incluso hay sectores que se oponen a Donald Trump pero apoya las políticas de injerencia contra Venezuela porque han llegado a creer las mentiras que dice, por eso regresaremos a nuestro país para contrarrestar ese argumento sobre lo que hemos vivido aquí”, dijo Asad, quien además acusó que el Gobierno de Trump se ha encargo de desprestigiar las políticas sociales del presidente Nicolás Maduro en el mundo.

Opiniones también compartidas por el presidente del Consejo por la Paz de Canadá, Miguel Figueroa, quien condenó la política del Gobierno canadiense contra Venezuela, señalando que los intereses de su país por los asuntos venezolanos no responden al bienestar de la población venezolana sino al control del petróleo y la minería.

LECHUGUINOS / TELESUR